Tell me a secret | Candela Ríos | Los chicos del calendario

3 oct. 2016





Hoy sale a la venta la continuación de Los chicos del calendario, y su autora, Candela Ríos, nos cuenta algunos secretos y curiosidades sobre cómo surgió esta historia, y nos adelanta un trozo de escena que encontraremos en el libro.



Tell me a secret | Candela Ríos

Hola, Lorena, gracias por invitarme a participar en esta sección tan bonita de Un lugar mágico. ¿Un secreto? No tengo secretos demasiado interesantes, o eso creo, pero dado que mi historia gira alrededor de 12 chicos, 12 meses y 12 ciudades voy a contarte 12 curiosidades sobre Los chicos del calendario y sobre mí.

1. Cuando me regalaron mi gato de la suerte iba a tirarlo, no lo hice porque pensé que me echaría una maldición y lo dejé en mi escritorio. Creo que desde entonces es una especie de amuleto de la buena suerte con un poco de mala uva.

2. Mi madre no entiende nada de todo esto, según ella tendría que sentar la cabeza de una vez y hacer como mi hermana. Lo cierto es que aún está enfadada porque no sale en la primera novela.

3. Cuando dije que en nuestro país no existía ningún hombre que valiera la pena lo dije convencida. Ese día me habían hecho mucho daño y creo que mi comportamiento estaba justificado. Sé que hay hombres que no están mal (lo ves, papá, ya lo he dicho) y mujeres que son unas brujas, pero yo hasta ese momento había tenido mucha mala suerte, Rubén fue la gota que colmó el vaso.

4. Me cuesta mucho no adelantarme a los acontecimientos, cuando escribí el mes de enero, por ejemplo, me moría de ganas de añadir notas diciendo “pero esto luego se arregló” o “ahora sé que…” . Lo único que puedo decir es que os falta mucho por descubrir sobre los chicos y sobre mí.

5. Guardo un objeto de recuerdo de todos los meses y de las ciudades que visito, una especie de souvenir, supongo. De enero, que pasó en Barcelona, tengo una maqueta muy pequeña de un velero. De febrero un tangram, de marzo una botella única, de abril un piedra y así todos los meses. Cuando leáis la novela entenderéis el porqué de estos objetos.

6. En las portadas de las novelas siempre salen objetos relacionados con los meses del interior.

7. Mi sobrina, la mayor, insiste en que si algún día hacen una película de mi historia ella se interpretará a sí misma y dirá: “Yo sabía desde el principio que acabaría con ÉL”. Está loca, no le hagáis caso.

8. Yo aún no sé cómo termina mi historia, ¿vosotros sabéis cómo acaba la vuestra? Si es así, contadme cómo lo habéis hecho

9. Gracias a los chicos del calendario ahora me sé de memoria Como una ola de Rocío Jurado y Story of my life de One Direction. En mi mente tiene sentido que estas dos canciones estén juntas. 

10. Llevo muy mal algunas de las cosas que se han dicho sobre mí, pero estoy aprendiendo a tomármelo mejor.

11. Las profesiones de los chicos de mayo, junio, julio, agosto y septiembre os sorprenderán. Solo puedo decir que uno de los chicos es pastelero y otro mecánico. Si os cuento algo más me cuelgan en la editorial.

 12. Me da mucha pena que este año termine, aunque mi intención es seguir con vosotros durante mucho tiempo más, ¿me dejáis?


Escena Inédita

(Esta escena se situaría al final del capítulo 25 de la novela “Los chicos del calendario: febrero, marzo, abril")


Abril y yo nos despedimos más pronto de lo que es habitual en nosotras. Me imagino que ella, aunque ha mantenido la pantomima durante toda la cena sobre lo bien que está sola y lo poco o nada que echa de menos a Manuel, tampoco tiene ganas de salir. Hemos cenado en un restaurante precioso y nos hemos tomado un gin-tonic (solo uno, he aprendido la lección) allí mismo. Yo debería irme a casa, estoy cansada y mañana temprano salgo para Galicia para empezar un nuevo mes.

Mi culo ahora mismo tendría que estar sentado en el interior de un taxi rumbo a mi piso y no helándose en plena calle por culpa del viento que viene del mar.

Estoy frente al portal del edificio donde vive Salvador mirando el telefonillo como si el aparato fuese a decirme si debo o no llamar. Sonrío porque la imagen de Ana de Frozen cuando está frente al castillo de Elsa sin atreverse a llamar se planta en mi mente, oigo la voz de Olaf diciendo “llama”, “¿por qué no llama?”. Mis sobrinas realmente me han llenado la cabeza de pájaros. Tal vez debería irme.

-No, Candela –tartamudeo un poco por culpa del frío, no es que haga tanto, es una mezcla entre humedad y mis nervios-. Te prometiste que no dudarías de ti misma.

Llamo. Qué narices, quiero hablar con él. El modo en que nos hemos despedido en Olimpo no me ha gustado. Tal vez no contestará, quizá ha salido o quizá está tan dormido que no…

-¿Sí?

-Hola, Salvador.

-¿Candela?

-Sí, soy yo. –Creo que ahora tengo calor.

-Sube.

-No, no puedo subir. Baja tú, por favor.

Tarda unos segundos en contestar. Me mantengo firme, una parte de mí me odia, esa que ahora mismo se está imaginando en la cama de Salvador con él con cara de sueño, el pelo…

-De acuerdo. Espera un segundo.

Suelto el aliento y me aparto de la puerta para no caer en la tentación de entrar. Una cosa es ser decidida y la otra tener fuerza de voluntad si veo a Salvador recién levantado. Meto las manos en los bolsillos del abrigo y espero mirando el mar. Creo que lo echaré de menos estos días.

-Hola –oigo a mi espalda y me doy media vuelta.

Nunca estoy preparada para el efecto que me produce Salvador. Nunca.

-Hola –le sonrío y me acerco sin llegar a tocarle, aunque estamos tan cerca que es como si lo hiciera. -Hola –repite él e intenta desarmarme con su sonrisa. Es injusto que la mía no le cause ese efecto a él-. ¿No quieres subir?

Suena confuso y al escuchar su confusión me doy cuenta de que yo no lo estoy.
-No.

Salvador arruga las cejas.

-¿Ha sucedido algo?

-No –cojo aire-. Quería verte. No me ha gustado cómo nos hemos despedido antes.

-A mí tampoco.

-Vamos a estar unas semanas sin vernos.

Él suelta el aliento y se pasa las manos por el pelo.

-Lo sé.

-He venido a darte un beso de despedida. No quiero que nos digamos adiós enfadados.

-Yo tampoco –arruga las cejas-, ¿qué sucede Candela?

-Nada.

No me cree, es comprensible porque no le estoy diciendo toda la verdad, pero él tiene sus secretos y yo los míos.

-¿Por qué no subes?

-No.

–Doy un paso hacia delante y coloco las manos en su camiseta. Las dejo allí unos segundos, hasta que no

Los brazos de Salvador me rodean la cintura y mis pies dejan de tocar el suelo porque él me levanta y me pega a su cuerpo. Separa los labios y este beso no se parece en nada al que nos hemos dado antes en Olimpo. En este tengo la sensación de que ni él ni yo podemos ocultarnos nada.

Le suelto.

Tengo que irme.

-Adiós, Salvador. –Le acaricio la mejilla-. Cuídate mucho. Nos vemos dentro de unas semanas.

Él traga saliva y le veo cerrar las manos.

Giro la cabeza para que él no vea que me brillan los ojos y veo un taxi que casi aparece de la nada. Levanto una mano y viene hacia mí. Abro la puerta del coche antes de perder la poca fuerza de voluntad que me queda, besar de nuevo a Salvador y subir a su piso con él.

Salvador detiene la puerta antes de que pueda cerrarla. Se agacha y me da otro beso, este es corto, dulce y muy, muy, muy sincero.

-Nos vemos dentro de unas semanas, Candela.

Espero que os haya gustado y que le deis una oportunidad a los chicos del calendario, os prometo que no os arrepentiréis.

* Muchas gracias Candela, por visitar Un Lugar Mágico. 


11 comentarios

  1. Hola!! no estoy siguiendo esta serie pero me he leído la entrevista y me ha gustado, muy personal ;)

    besos

    ResponderEliminar
  2. Hola :)
    No he leído ningún libro y aun no sé que hacer muy bien con ellos puesto que no sé si me llaman especialmente la atención pero sí que me ha gustado mucho la entrada
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ayyy qué ganas de leerla, es una historia muy divertida y fresca. Esperemos a ver que sucede en la loca vida de Candela.
    Besitos x

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado la sección!! Aunque he de reconocer que no he leído la escena, me pica mucho la curiosidad, pero ya lo leeré cuando el cartero me traiga mi libro, que al parecer se está retrasando :`(
    Candela es única y me encanta poder ir conociéndola poco a poco. Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa! Me ha gustado mucho la entrada. Estoy deseando empezarlo. He ido hoy a por él pero no estaba :-( así que me va a tocar esperar. Disfruta tú que puedes.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Me ha encantado el detalle de que guarde un objeto de cada mes. Hola???!!!: pastelero!!!, mecánico!!!, me da algo XXXDDDD
    La escena inédita la reservo para cuando lea el libro
    un beso!
    S

    ResponderEliminar
  7. Tengo ganas de leer el segundo libro, a ver por donde van a ir los tiros. La escena la guardo para cuando haya leido el libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!
    Estoy rabiando porque aun no me ha llegado y tengo ganas de leerlo!! ¿por qué señor????? ajjajjajaa Me ha encantado leer las curiosidades! La escena no he querido leerla porque prefiero ir virgen al libro!
    Besotes pimpo!!
    -1

    ResponderEliminar
  9. Cada vez tengo más ganas de leer esta historia.
    Gracias por la escena y curiosidades.

    Besos Naca ;)

    ResponderEliminar
  10. Yo no la sigo y dudo que llegué a animarme, pero me ha gustado mucho leer las 12 curiosidades que nos cuenta candela! Gracias por compartirlo guapa.
    Besos Naca 😘

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    Comparto las palabras de "La estación de las letras" pero igualmente me pasaré a leer la reseña por si cambio de opinión.
    Gracias por la entrada muy divertida e interesante =^_^=

    ResponderEliminar

Se aceptan todos los comentarios, siempre que se hagan desde el respeto. NO SPAM.

Un Lugar Mágico © . Harlie Ave Design .